Juicio de Arrendamiento en Chile

Para hacernos una mejor comprensión de lo que es un juicio de arrendamiento en Chile, primero tenemos que tener claro que es el arrendamiento. Un contrato de arriendo es aquél mediante el cual el propietario de un bien inmueble; generalmente una casa o un departamento u otro tipo de vivienda, da el derecho a un tercero de hacer uso del inmueble de su propiedad a cambio de un precio. Dicho de forma sencilla, el propietario de un inmueble presta su propiedad a otro para que viva en él a cambio de un pago, generalmente mensual.

Entonces, tenemos que los juicios de arrendamiento son aquellos que ocurren cuando existe algún conflicto en torno a los términos del arrendamiento. Generalmente, estos pueden ser: por desahucio, terminación del contrato, cobro de las rentas, restitución de la propiedad, daños y perjuicios ocasionados a la vivienda, etc.

¿Preguntas? Deja tus datos y te llamamos hoy.


Los contratos de arrendamiento pueden ser realizados escritos o de palabra. Pero como abogados siempre recomendamos encarecidamente que siempre que haga un contrato de arrendamiento, lo haga bien asistido por un profesional del derecho y por escrito. Esto porque un documento escrito deja patente y bien en claro los términos y condiciones de la relación contractual; y esto es importante sobre todo delante de juez ante un juicio de arrendamiento.

¿A quién está dirigido?

Esta clase de contratos es del tipo que los abogados llamamos “bilateral, sinalagmático perfecto”; esta terminología legal quiere decir que es un contrato donde ambas partes salen beneficiadas: uno porque aprovecha y disfruta del inmueble, el otro porque recibe un dinero a cambio. Al mismo tiempo, genera obligaciones en ambos sentidos: el arrendador está obligado a respetar la privacidad del arrendatario; este, a su vez, se ve obligado a cuidar la propiedad y a pagar la renta.

Por lo tanto, el juicio de arrendamiento es lógicamente el resultado del incumplimiento de obligaciones; una de las partes considera que la otra no cumplió con una de sus responsabilidades.

Así, el juicio de arrendamiento está dirigido tanto a arrendadores como a arrendatarios para solucionar los problemas, desacuerdos o incumplimientos que surjan de un contrato de arrendamiento.

¿Cuáles son las obligaciones de cada parte?

Cada contrato es un mundo. Depende demasiado de los acuerdos entre las partes, sus necesidades y objetivos. Pero existen una serie de rasgos comunes entre todos los contratos que nos permiten dilucidar las obligaciones propias a los contratos de arrendamiento.

Arrendador:

  • Entregar el inmueble en el estado en que se encontraba en el momento en que se firmó el contrato.
  • Hacer reparaciones necesarias que, fruto del tiempo o del uso, sean necesarias para mantener la vivienda en la misma condición. Esto no implican los daños causados por culpa del arrendatario ni la realización de mejoras.
  • No molestar al arrendatario, garantizar su privacidad. Durante el tiempo de duración del contrato, es el hogar del arrendatario.
  • Cumplir con todas las cláusulas acordadas en el contrato.

Arrendatario:

  • Debe hacer uso de la cosa atendiendo al propósito con el que fue arrendada en el contrato.
  • Cuidar el inmueble “con la diligencia de un buen padre de familia”. Debe procurar mantenerlo en el mismo entado en que lo encontró y no realizar modificaciones o mejoras sin aprobación del arrendador.
  • Realizar reparaciones locales causadas por el uso. Por ejemplo: reparar la perilla del lavamanos.
  • Es responsable por los daños ocasionados por sus dependientes y huéspedes.
  • Pagar la renta.
  • Cumplir todo lo pactado.

¿Cuál es el procedimiento para un juicio de arrendamiento?

Puesto en comparación con los demás juicios civiles. El juicio de arrendamiento es relativamente rápido. Suele tomar un tiempo promedio de entre cuatro y seis meses desde la introducción de la demanda y el fallo. Para todo el procedimiento de juicio de arrendamiento es absolutamente necesario contar con la asesoría legal de un abogado civil.

El procedimiento principia con la demanda, la cual debe ser interpuesta en la jurisdicción en que se encuentra el inmueble del que se trata. Una vez recibida por el tribunal, se notifica al demandado. Una vez realizada la notificación, deberán presentarse a audiencia de conciliación, contestación y prueba.

De no haber conciliación entre las partes, el demandado procederá a contestar la demanda. El tribunal someterá la causa a prueba, donde las partes evacuarán todos los elementos probatorios que consideren demuestran su posición. Después de esto, queda listo para sentencia.

El desalojo deberá realizarse, si así el juez lo decide, en el plazo de tres días hábiles. Pudiendo extenderse hasta a 30 días en caso de que el arrendatario demuestre al juez razones de urgencia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *